Álex Lequio, la batalla contra el cáncer de un luchador

Madrid
Actualizado:

Guardar

Álex Lequio, hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio, ha fallecido a los 27 años como consecuencia del cáncer contra el que comenzó a luchar hace dos años. Durante todo este tiempo, el joven se involucró en numerosas causas sociales para ayudar a otros enfermos, además de compartir todos los avances de su estado de salud con el característico sentido del humor y positivismo que le caracterizaba. Sus padres, por el contrario, siempre trataron de mantener los avances de la forma más privada posible. Hace tan solo unas semanas, madre e hijo se trasladaron a Barcelona para comenzar un nuevo tratamiento. La revista «Semana» apuntaba entonces que la bióloga había cancelado la obra de teatro que estrenaría próximamente para centrarse en acompañar a su hijo durante el tiempo que estuviera en la ciudad condal.  

Su lucha comenzó en 2018, cuando el joven se encontraba viviendo en Estados Unidos. Aunque nunca entró en demasiados detalles sobre cómo era su enfermedad, sí confesó que todo comenzó una noche con una especie de «tirón»: «Hace un año ya desde la primera noche que me desperté por un ‘tirón de espalda‘ y nos pasamos seis horas andando de punta a punta sin sentido por el cuarto», escribía en su cuenta de Instagram junto a una fotografía de su perro, una golden retriever llamada Luna que, tal y como él mismo confesó, se convirtió en su compañera durante los meses más difíciles.

RRSS
RRSS

También lo hicieron sus padres. Obregón lo dejó todo para trasladarse a Nueva York y comenzar allí un tratamiento novedoso en el prestigioso Memorial Sloan Kettering Cancer Center. Ya entonces comenzó a hablarse de los posibles problemas de salud del joven, aunque la familia prefirió esperar unos meses hasta hablar de su estado. Tras la efectividad del tratamiento, Álex compartió la buena noticia con sus seguidores: «Fascículo VII, capítulo segundo: hoy en Españoles por el extrarradio se cierra el telón en la ciudad de los puentes, edificios eternos y calles que pecan de insomnio. Ponemos rumbo a Nueva Jersey para emprender una nueva y quisquillosa etapa del tratamiento. Siempre agradecido de vuestros mensajes de apoyo. Un beso muy fuerte a todos los luchadores y luchadoras».

Sin embargo, su estancia al otro lado del charco no duró demasiado, ya que poco después madre el hijo regresaron a España para continuar aquí con el tratamiento. Fue entonces, en octubre de 2018, ya instalados de nuevo en nuestro país, cuando Ana Obregón concedió la primera y única entrevista, publicada en la revista «¡Hola!», hablando sobre la enfermedad de su hijo: «Cuando el médico nos dice ‘su hijo tiene un tumor’, es como si se hubiera bajado de repente el telón de mi vida». Reconocía también que su faceta como artista había desaparecido para dejar paso a la de madre: « La primera se fue y no creo que vaya a volver nunca más».

A pesar de lo duro de la situación, Álex siempre trató de afrontar el tema de la manera más positiva posible, tirando de sentido del humor a pesar de ser conocedor de la gravedad de la situación. «Yo, como me río de todo, pues también me río de esto. A mí, mirarme al espejo y parecer un reptil me hace gracia, si te digo la verdad», contaba en diciembre de 2018 a la revista citada anteriormente. Y añadía: «Yo siempre estoy feliz. Hay momentos de temor, pero el temor únicamente es incertidumbre y eso se combate a través del conocimiento, intentando entender. Yo siempre he tratado de entender lo que estaba pasando, observar todo desde un punto de vista empírico, analizarlo y comprenderlo».

Durante todos estos meses, Álex ha sido un ejemplo de superación no solo para su familia, sino para las miles de personas que han seguido su historia a través de las redes sociales y, sobre todo, para aquellos que se encontraban en una situación similar. Así, se ha involucrado en numerosas causas relacionadas con la lucha contra el cáncer y ha afrontado con valentía el gran reto que se le puso por delante y que finalmente no ha podido superar. Pero si una palabra define mejor que ninguna su actitud durante este proceso de altibajos, es «lucha».

Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *